jueves, 23 de agosto de 2012


'El núm3ro de la tr4ición', de Karin Slaughter

No es que la novela negra sea mi género favorito. Tampoco es que me disguste. Simplemente a la hora de elegir mis lecturas siempre encuentro otro libro que me resulta más atractivo en ese momento. Pero he aquí que en esta ocasión encontré en la página de Roca Editorial este título llamó mi atención y, tras leer las primeras páginas (qué gran idea incorporar esta opción en las fichas de los libros), me la autora ya había captado toda mi atención. Y, he de reconocer, que la ha mantenido hasta el final.

Ficha técnica


Título: El número de la traición

Autor: Karin Slaughter

Editorial: Roca

Formato: Tapa blanda

PVP: 21,00 €

Año de edición: 2012

ISBN: 978-84-9918-397-8

Número de páginas: 480

Género: Novela negra

Sinopsis


En la sala de urgencias del hospital más ajetreado de Atlanta, la doctora Sara Linton se ocupa de una mujer muy malherida: desnuda y con evidentes signos de haber sido torturada, está claro que ha sido presa de una mente retorcida.

El detective Will Trent, de la Oficina estatal de Investigación de Georgia y su compañera Faith Mitchell, comienzan la investigación de los hechos pero enseguida se dan cuenta de que la terrible realidad es que la paciente de Sara tan solo es una de las múltiples víctimas de un asesino cruel y sádico. Además muy pronto, otra mujer –inteligente, atractiva y bien situada– es secuestrada. Will y su compañera Faith Mitchell se encuentran en el ojo de un huracán para dar caza y captura a un asesino. De hecho, ellos son lo único que hay entre un loco y su próxima víctima.



Opinión

Yo destacaría tres pilares fundamentales sobre los que se sustenta la novela policíaca: una víctima, un asesino y una investigación. Pero si estos tres ingredientes no se aderezan con una trama creíble, una tensión narrativa creciente y unos personajes ricos en matices, difícilmente el resultado sea una buena novela negra. El número de la traición tiene buena parte de estos ingredientes.

En el hospital Grady reciben a la primera víctima (que conocemos) de un asesino especialmente cruel y metódico. Ciega, desfigurada, desgarrada y con una costilla de menos, Anna ha logrado escapar de su cautiverio para ser posteriormente atropellada en su huida por un matrimonio mayor que pasaba por el lugar. Karin Slaughter no escatima ofrecernos en detalles escabrosos de las múltiples torturas a las que ha sido sometida la víctima, es muy gráfica en sus descripciones y, aunque a veces sientes ganas de apartar la vista del papel para no seguir imaginando tanta atrocidad, la trama te tiene tan enganchada que no puedes despegar los ojos de la lectura. Tenemos aquí el primer ingrediente de todo thriller que se precie, un crimen atroz que plantea múltiples interrogantes que nos urge responder.

Conocemos las salvajadas que ha realizado pero no sabremos hasta el final quién es el asesino. La investigación es llevada a cabo contrarreloj ya que nuevas mujeres han sido secuestradas, todas con un mismo perfil: guapas, exitosas y con cierta mala leche, lo que favorece que la tensión narrativa vaya creciendo a medida que se les agota el tiempo a los investigadores.

Llevarán el caso Will Trent, detective que oculta graves problemas de dislexia y un pasado de niño abandonado, y Faith Michell, madre soltera y policía por vocación y tradición que acaba de descubrir que está nuevamente embarazada y que, además, es diabética. Completa el trío protagonista Sara Linton, doctora que atiende a la primera víctima y ex-forense, ayudará también en la investigación. Estos personajes ya son conocidos por aquellos que sigan a Karin Slaughter puesto que son protagonistas, primero por separado y posteriormente juntos, de una serie de libros de gran éxito en EE.UU. centrados en sus investigaciones. Yo no los conocía pero no ha sido obstáculo para que la lectura del libro haya sido satisfactoria y sin lagunas.

Will Trent no es el típico policía que va de machito por la vida sino que es un tipo tranquilo, pacífico y que tiene problemas de lectura, algo que a veces le pone en aprietos en el trabajo aunque hasta ahora ha logrado salir airoso de situaciones comprometidas gracias a la ayuda de su compañera. Fue un bebé abandonado y ha pasado toda su vida en orfanatos, algo que ha marcado profundamente su personalidad. Una relación de dependencia enfermiza con su mujer también le llevará de cabeza durante este caso.

Faith Michell es una mujer de acción y temperamento. Acaba de descubrir que es diabética y, además, está embarazada. Dos "problemas" que ella no sabrá cómo manejar ya que teme que la retiren de las investigaciones para ponerla a hacer trabajos más administrativos y, además, ya es madre soltera de un chico ya adolescente y teme pasar por el mismo calvario que pasó cuando se quedó embarazada por primera vez.

Sara Linton es médico en el Hospital Grady. Antes de quedar viuda era forense y ayudaba a su marido policía en sus casos. No ha podido superar su pérdida. Ayudar en la investigación le hará sentir nuevamente el gusanillo de sentirse útil y, quizá, le permita pasar una página importante en su vida.

Los protagonistas de esta novela son algo atípicos. Como vemos, los personajes no presentan un perfil psicológico plano como suele pasar en algunas novelas de este género, sino que la escritora profundiza en sus preocupaciones y miedos. El hecho de que la acción se centre tanto en los personajes y sus tribulaciones nos hace, a veces, que perdamos de vista la investigación de los secuestros y torturas, principal hilo argumental de la novela, y la intriga se desvanezca durante algunas páginas. No obstante la autora logra salvar este obstáculo y vuelve a captar enseguida nuestra atención con un nuevo giro de los acontecimientos. Si podemos empatizar con los protagonistas, no sucede lo mismo con las víctimas, al menos no todo lo que deberíamos, ya que debido a sus problemas de carácter se nos hacen a veces personas muy desagradables, si bien al final de la historia podemos entenderlas un poco mejor.

Además de la originalidad de los personajes, El número de la traición nos ofrece una visión muy realista de las investigaciones policiales, así como las obstrucciones que tienen lugar entre departamentos o los entresijos de la relación de la policía con la prensa. Algo que, sin duda, me ha parecido muy interesante. Aunque si algo he de destacar es la sensibilidad de la autora por los problemas que afectan actualmente a la mujer: la conciliación laboral, el machismo, la violencia de género o la anorexia. Algunos no son temas que habitualmente se traten en la novela negra y la autora profundiza en ellos, como es el caso de la anorexia, un problema por desgracia muy común y que es mostrado toda su crudeza. Vemos cómo la enfermedad cambia el carácter de quien la padece y muchas de sus consecuencias psicológicas además de físicas.

Por último os dejo, como curiosidad, la portada española del libro y la portada italiana de El tribunal de las almas, de Donato Carrisi. En tiempos de crisis hay que ahorrar hasta en portadas.







Lo mejor: los entresijos de las investigaciones policiales
Lo peor: no empatizamos con las víctimas
No te la pierdas si: te gustan las novelas policíacas que aporten "algo más"
Ni se te ocurra si: eres demasiado sensible




21 comentarios:

  1. Pues no me había fijado demasiado en esta novela y la verdad es que por lo que cuentas tiene muy buena pinta, a mí sí me gusta mucho la novela negra así que la tendré en cuenta, además tengo el género un poco abandonado ultimamente
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la novela negra te va a gustar, a mi me tuvo en tensión durante todo el libro.
      Besos

      Eliminar
  2. Parece interesante, la voy a apuntar. Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Og dios mio acabo de encontrar mi proxima lectura jajaja, me encanta la novela negra aunque no encuentro tiempo para ella y es bastante frustante. Me apunto el loibro, gracias por la reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lee muy fácil así que seguro le encuentras un huequito.
      Besos

      Eliminar
  4. Qué buena pinta tiene este libro! No lo conocía, así que gracias por esta buenísima reseña. Y otra novela más que añado a la interminable lista.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho, interminable. Son muchas las lecturas que nos apetecen pero esta ha sido una buena elección.
      Besos

      Eliminar
  5. Me encanta la novela negra, es uno de mis géneros favoritos y viendo que a ti también te ha gustado, me lo llevo apuntadito. Por cierto, es verdad lo de las portadas, yo prefiero la versión española de "El tribunal de las almas"

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es llamativo, la de El tribunal de las almas española no tiene nada que ver con la italiana pero, como no lo he leído, no sé cual estará más acorde con el libro. De todos modos la española es más sugerente.
      Besos

      Eliminar
  6. A mi que la novela negra me pirra y traes este que tiene una pintaza.
    Apuntado queda que no lo conocía (Aunque me suena horrores el autor)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi no me sonaba pero es una autora a tener en cuenta.
      Besos

      Eliminar
  7. Yo también me guardo la recomendación. Parece una propuesta interesante, además soy adepta de la novela negra. ¡Gracias por descubrirmelo! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te parezca interesante. A ver si lo lees y lo veo reseñado en tu blog.
      Besos

      Eliminar
  8. Pinta muy bien eee! Me lo apunto sin duda. Por cierto, te invito a pasarte por mi blog que ando de sorteo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la invitación, Marina. Me apuntaré a tu sorteo, que pinta también muy bien.
      Besos

      Eliminar
  9. La novela negra sí es uno de mis géneros favoritos, pero cierto es que no todo lo que catalogan como novela negra lo es. Hay que saber seleccionar bien las lecturas para no caer en una trampa y leer un tostón. Lo que suelen tener estas novelas para enganchar al lector son unas portadas que atraen mucho. A veces, solo la portada, habla mucho más que el libro.
    En la novela que nos traes veo ingredientes bastante apetecibles como para que me guste. Sobre todo, como dices, los temas que trata referentes a la mujer, que no es que sean temas típicos de este género precisamente, con lo cual le da un toque muy atractivo.
    Muchos besos y gracias por la reseña.
    Lupa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me ha llamado la atención, que trate temas diferentes. Algunas novelas es que parecen fabricadas en serie...
      Besos

      Eliminar
  10. Me la quedo, novela negra y yo vamos juntos sobre todo si pinta tan bien como esta. Un beso :)

    ResponderEliminar
  11. Tienes un premio esperándote en mi blog. Te dejo la entrada, para que no te despistes, que como tengo dos blogs:
    http://venyleeconmigo.blogspot.com.es/2012/08/muchas-gracias-dolores.html
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos