viernes, 20 de diciembre de 2013


'Legado en los huesos' de Dolores Redondo



Título: Legado en los huesos
Autor: Dolores Redondo
Editorial: Destino
Año edición: 2013
ISBN: 978-84-233-4745-2
Páginas: 560
 
 

Dice el refrán que segundas partes nunca fueron buenas, pero bien es verdad que los refranes no son verdades absolutas o universales y en ellos caben excepciones que "desmontan el chiringuito" (válgame la expresión). Dolores Redondo en Legado en los huesos ha conseguido superar las expectativas que tenía en esta continuación de El guardián invisible. Y lo ha hecho con una historia mucho más cohesionada, con una mayor profundización en la psique de los personajes y con una trama que invita más a la participación del que lee, evitando en mayor medida que en el libro anterior explicaciones no racionales y dando más protagonismo a los crímenes y investigación policial.

El brazo aparecía amputado desde el codo con un corte recto y sin titubeos, y la ausencia
de sangre permitía apreciar la redondez del hueso y el tejido seco a su alrededor.
Un tenso escalofrío recorrió el cuerpo de Amaia, fue un segundo durante el que todo
 el frío del universo se concentró en su espina dorsal, sacudiéndola
como una descarga eléctrica que le hizo retroceder espantada.

En esta ocasión el punto de partida de la novela se sitúa en el juicio a Jasón Medina, personaje que ya conocimos en El guardián invisible. Durante el proceso tiene lugar el aparente suicido del acusado, quien portaba una nota dirigida a la inspectora Salazar con una palabra por único mensaje. Tarttalo. Pronto Amaia sospechará que nada es lo que parece. Y es que esta nueva referencia mitológica dirigida precisamente a ella no puede ser casual. Como ya sucediera en El guardián invisible con el basajaun o la  diosa Mari en esta ocasión también aparecen personajes mitológicos de la zona del Batzán. El tartalo, según la mitología vasca, es un perverso y agresivo gigante de un sólo ojo que se alimenta de ovejas o carne humana y que controla a sus presas a través de un anillo y que por su significación llevará a Amaia a indagar lo que aparentemente es un claro caso de suicidio.
 
En principio de la novela no se anda con rodeos. Desde el primer momento la autora vuelve a meternos en faena, a sumergirnos en el trabajo policial, en la búsqueda de indicios, de pruebas, de sospechosos. Y esta vez Amaia no lo va a tener nada fácil porque muchas veces se guiará por su propio instinto, abriendo incluso casos que ya estaban cerrados por parte de las autoridades competentes. Vuelve a haber en esta ocasión dos investigaciones paralelas que tendrán mucho que ver entre sí aunque en un primer momento no lo parezca. Muchos serán los sospechosos y pocas las pistas que ayuden a esclarecer el caso. Una trama encajada perfectamente por la autora en la que nadie está libre de sospecha. La Iglesia, el Opus Dei, un psiquiatra desquiciado, maltratadores de mujeres e incluso un bloguero fascinado por el tema de los agotes son algunos de los hilos de donde Amaia deberá tirar para desenmarañar la madeja de estos crímenes atroces con tintes de venganza personal contra ella.
 
En lo personal, el personaje de Amaia tiene que lidiar con una suegra un tanto entrometida, armonizar sus horarios con los de los deberes de la maternidad, sobreponerse casi a una insubordinación en el trabajo o resolver si quiere entrar en el peligroso juego de la seducción. Como veis, va a estar muy ocupada nuestra protagonista. Pero, sobre todo, a Amaia le perseguirán de nuevo su pasado y sus miedos, un pasado del que ignora algunos pasajes y que supondrán un descubrimiento que hará que su entereza amenace con resquebrajarse. Porque el punto hasta donde puede llegar la maldad de la madre de Amaia aún puede sorprendernos.

Desde que era muy pequeña, había sabido que había algo que no iba del todo
bien en la cabeza de Rosario, del mismo modo que sabía que su madre lo controlaba
lo suficiente como para mantener la distancia con aquella tierra de nadie que las separaba
y que únicamente rebasaba durante la noche, cuando se inclinaba sobre su lecho,
tan loca como para amenazarla con comérsela, tan malvada como para disfrutar de su pánico,
tan cuerda como para hacerlo cuando nadie la veía.

Un argumento más sólido y una mayor profundización en la historia familiar de la protagonista son los aciertos de Dolores Redondo en esta gran segunda parte de la trilogía. Aún no entiendo el papel que juega Dupree en esta historia, pero espero que nos lo aclare en Ofrenda en la tormenta.



 
 
 
 

13 comentarios:

  1. No me he estrenado con la primera de la autora. y espero hacerlo lo antes posible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de ver como continúa, me alegro mucho de que esta vez el refrán pierda validez, jejeje. Además ese comienzo de entrar ya en faena ya indica algo bueno :)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho de que se haya jorobado el refrán porque la primera parte me gustó. De todas formas hubiera preferido toda la historia junta en un sólo volumen porque lo de tener que esperar...
    A ver cuándo cae este.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi también me gusto más esta parte, coincidimos en el día de reseña, besotes

    ResponderEliminar
  5. Sólo veo reseñas positivas! Qué ganitas de empezar con esta trilogía!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Otra reseña positiva, nos ha gustado mucho a todas!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que te haya gustado, yo tengo esta segunda pendiente.

    ResponderEliminar
  8. Tengo ganas de leerlos, pero hasta que no salga el tercero no me pondré al lío...

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Creo que voy a leer la trilogía del tirón, así que esperaré a que salga el último para ponerme con las manos en la masa. 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Te leo por encima, ya sabes, me muero de ganas con ponerme con él :) Por lo que voy leyendo, mantiene el tono y el nivel de El Guardián Invisible, o sea que estoy seguro de que me hará pasar un buen rato.

    Un besín, Lu!

    ResponderEliminar
  11. Con algún 'pero' me gustó mucho el anterior y este parece que no defrauda, más bien todo lo contrario. Esta Navidades me lo leo. En casa está a la espera.
    Besines, Lu. Aprovecho para desearte unas ¡¡MUY MUY FELICES FIESTAS!!

    ResponderEliminar

  12. Parece que en general sigue la línea del primero, entretenido.
    yo lo tengo pendiente aún
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Tengo muchas ganas de leer este libro, así que espero que en 2014 se cumpla mi deseo Graciasss

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos